Flag Flag Flag
Está aquí: Planta / Hojas

¿Por qué es importante retirar el exceso de Aloína?

La Aloína es una  parte fundamental y necesaria del Aloe, sin embargo, en exceso puede resultar prejudicial para su uso tópico o interno.

 

Uso interno

 

La Aloína en exceso es un poderoso purgante, puede dañar en determinados problemas relacionados con el aparato digestivo, por ejemplo en casos de úlceras o colon irritable.

De hecho, la Aloína es la responsable de ayudar en los problemas de extreñimiento, ya que favorece los movimientos peristálticos. Por este motivo, el Aloe puede ser muy útil si lo consumimos en ayunas. Dependiendo del problema puede ser más eficaz antes o después de las comidas. También hay que tener en cuenta la senbilidad de cada persona.

 

Uso externo

 

La Aloína actúa como anestésico a nivel tópico. Si sufrimos una herida o quemadura y tenemos una palnta de Aloe a mano, cortaremos una hoja, la lavaremos bien y aplicaremos el gel del interior directamente sobre la herida. Es muy importante mantener en todo momento una correcta higiene, hay que limpiar bien la herida o quemadura antes de aplicar el Aloe.

Sin embargo, si usamos a diario la pulpa del Aloe sin retirar este exceso de Aloína y nos exponemos al sol, provocaremos manchas en nuestra piel. El Aloe despigmenta, la Aloína no.

Además, su olor es muy intenso, su sabor muy amargo y nos deja la piel teñida de amarillo.

 

 

Manipulación de las hojas

la planta
seleccionar hoja
cortar
quitar de la cepa
hoja cortada
cierra en pocas horas
limpiar la hoja
cortar recto
introducir en el agua
toda la noche
el agua
se tiñe de amarillo
se ve como sale la aloína
 

Las hojas exteriores contienen muy poco gel,  son las que utiliza la planta para nutrirse. Las mejores hojas las encontramos a partir de la segunda serie.

 

Para quitar una hoja hay que hacer un corte en un lado, cerca de la raíz, y tirar de ella.

 

Para quitar el exceso de aloína, debe limpiar bien la hoja y hacerle un corte recto en la base. A continuación hay que sumergirla en un recipiente con agua y dejarla toda la noche.

 

 

La aloína va saliendo poco a poco y el agua se va tiñiendo de amarillo, al día siguiente el color del agua será más rojo por la oxidación.

 

 

El agua puede utilizarse de nuevo para regar las plantas.